Recursos para pacientes con VIH/SIDA

A pesar del estigma que conlleva el VIH/SIDA, la medicina moderna ha hecho posible que las personas seropositivas lleven una vida larga, sana y activa.

¿Buscas servicios de prevención del VIH cerca de ti? Introduce tu código postal y encuentra lugares cercanos que ofrecen pruebas de VIH, PrEP, PEP y preservativos.

¿Qué es el VIH y cuáles son algunos de sus efectos?

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) es un virus que debilita el sistema inmunitario, lo que hace que los pacientes sean más vulnerables a otras infecciones y enfermedades. Se propaga a través del contacto con los fluidos corporales de una persona con VIH, normalmente en forma de relaciones sexuales sin protección o a través de equipos de inyección de drogas compartidos.

 

En la actualidad no hay cura para el VIH, por lo que los pacientes lo arrastran durante el resto de su vida; sin embargo, los pacientes con VIH pueden ser tratados mediante terapia antirretroviral (TAR) para vivir una vida larga y saludable sin transmitir el VIH a sus parejas sexuales. Aunque se trata de una de las epidemias más mortíferas y persistentes, ya que el primer paciente fue identificado en 1981, existen diversas formas de protección y tratamiento que pueden ayudar a detener la propagación del VIH. Los métodos para prevenir el contagio del VIH incluyen tratamientos de profilaxis previa a la exposición (PrEP) y de profilaxis posterior a la exposición (PEP). 1

¿Qué es el sida? ¿Cómo afecta a los pacientes?

El VIH tiene tres etapas: Infección aguda, infección crónica y síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El SIDA es la última etapa del VIH, que se produce cuando el sistema inmunitario del organismo queda muy dañado y ya no puede funcionar para protegerse. Esto da lugar a una mayor vulnerabilidad a otras enfermedades graves, denominadas infecciones oportunistas, así como a un mayor riesgo de contagio del paciente. Dado que la medicación contra el VIH detiene la progresión de esta enfermedad, la mayoría de las personas no llegan a esta fase. 2

¿Cuál es la diferencia entre estas dos condiciones?

El SIDA es la etapa final del VIH. Se identifica cuando las células CD4 descienden a menos de 200 células por milímetro cúbico de sangre (200 células/mm), en comparación con las 500 y 1.600 células/mm de alguien con un sistema inmunitario sano. Las células CD4 ayudan al organismo a combatir las infecciones, que es lo que el virus del VIH intenta debilitar.3 En este punto, una persona con sida puede sobrevivir unos tres años.4 Sin embargo, si tienen una enfermedad oportunista peligrosa, este plazo puede caer a menos de un año de supervivencia.5

¿Cuáles son los síntomas a los que hay que prestar atención?

Algunos pacientes desarrollan síntomas parecidos a los de la gripe unas 2-4 semanas después de la infección. Algunos de los síntomas que surgen en esta primera fase de la infección aguda por VIH son:

  • Fiebre,
  • Escalofríos,
  • Erupción,
  • Sudores nocturnos,
  • Dolores musculares,
  • Dolor de garganta,
  • Fatiga,
  • Ganglios linfáticos inflamados, y
  • Úlceras bucales.

Sin embargo, muchas personas pueden ser asintomáticas y no sentirse enfermas durante esta fase. Otras enfermedades también pueden causar estos síntomas, por lo que tenerlos no garantiza que un paciente haya contraído el VIH. Acuda a un profesional sanitario si desarrolla estos síntomas y cree que podría haber estado expuesto al VIH. Hacerse la prueba es la única manera de detectar el VIH. 6

¿Dónde puedo hacerme la prueba?

Puede encontrar un centro de pruebas del VIH cerca de usted utilizando el Localizador de servicios de VIH.

 

También existe la opción de autodiagnóstico. Esto permite a las personas hacerse la prueba del VIH y conocer el resultado en su propia casa u otro lugar privado. Los kits de autoprueba están disponibles en las farmacias locales y en línea. Algunos departamentos de salud y organizaciones locales también proporcionan estos kits de forma gratuita.7

¿Cómo afecta el VIH a la comunidad hispana?

Algunos hispanos/latinos se encuentran entre las subpoblaciones más afectadas en Estados Unidos y zonas dependientes. De hecho, el 27% de los nuevos diagnósticos de VIH en 2018 fueron entre hispanos/latinos aquí. 1 de cada 6 pacientes desconoce que lo tiene. Al menos el 61% de los hispanos/latinos con VIH recibieron algún tipo de atención, y el 53% ha tenido el virus significativamente suprimido.8

 

 

Los retos a los que se enfrenta la comunidad en la lucha contra la propagación del VIH incluyen:

  • Racismo, discriminación, estigmatización del VIH y homofobia
  • Pobreza, patrones de migración, niveles educativos más bajos y barreras lingüísticas
  • Miedo a revelar su condición de inmigrante
  • Desconfianza en el sistema sanitario
  • Tasas globales de ETS elevadas en determinados subgrupos